Nueva era en la lucha contra el dengue. Tomado de DW.de

Fuente: DW.de

Fue presentada esta semana la primera vacuna de probada eficacia contra la enfermedad. El medicamento podría ser comercializado a mediados de 2015. Latinoamérica reporta uno de cada dos casos de dengue en el mundo.

Veinte años de investigación médica culminaron esta semana con la presentación ante la comunidad científica de la primera vacuna que prueba ser eficaz contra el dengue. La compañía detrás del desarrollo, la farmacéutica francesa Sanofi Pasteur, confía iniciar la comercialización de la vacuna en la segunda mitad del próximo año.

Según los resultados del estudio clínico publicados en el New England Journal of Medicine, la vacuna garantiza un 95,5 por ciento de protección contra el dengue severo y un 80,3% de reducción en el riesgo de hospitalización.

El anuncio cobra especial atención en Latinoamérica, subregión que reporta uno de cada dos casos de dengue en el mundo. Brasil, Colombia, México y República Dominicana se cuentan entre los países más afectados por una enfermedad tropical que colapsa los sistemas de atención y que en 2013 cobró 1318 vidas en el continente.

Tres aplicaciones requiere la vacuna desarrollada en Francia. Tres aplicaciones requiere la vacuna desarrollada en Francia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dengue es la enfermedad viral transmitida por mosquitos que se expande más aceleradamente. En el último medio siglo su incidencia se ha multiplicado por treinta y, según sus cálculos, hasta 100 millones de personas contraen la infección cada año.

En la Estrategia Global para la Prevención y Control del Dengue, la OMS se ha propuesto reducir un 25 por ciento la morbilidad y hasta la mitad de la mortalidad asociada a la enfermedad transmitida por el mosquito aedes aegypt. La pregunta, en vista de la inminente comercialización de la primera vacuna que completa la fase tres de un estudio clínico, es en qué medida los países latinoamericanos se verán abocados a modificar sus mecanismos de respuesta.

Una herramienta más

“No es una panacea en sí misma”, advierte Andrea Vicari, vocero de la Organización Panamericana de la Salud y asesor en inmunización del organismo regional de la OMS. Algunos aspectos que tendrán que ser mejorados en futuras versiones de la primera vacuna que prueba ser segura y efectiva en humanos, advirtieron expertos contactados por la DW, son la baja eficacia en la creación de anticuerpos contra el serotipo dos y el relativamente alto número de aplicaciones. Tres dosis tienen que ser suministradas para lograr la inmunización contra el dengue grave.

“Cualquier vacuna que se pueda integrar como un elemento más en esta estrategia integrada de control es bienvenida. Pero una vacuna, en principio, no debería suplantar todas las otras medidas”, complementa Vicari. Implementar sistemas de detección temprana y control del mosquito transmisor, así como optimizar la atención clínica de los casos severos, hacen parte del paquete de acciones que la OMS ha consignado en el plan de acción global hasta 2020.

Una razón más para no bajar la guardia es el alto porcentaje de la población mundial susceptible de contraer la enfermedad. Alrededor de un tercio de los habitantes del globo habitan en regiones donde el dengue es endémico, por lo que expertos como Andrea Vicari prevén desde ya planes focalizados de vacunación: “En el ámbito general, la vacunación va a depender mucho de la disponibilidad en el número de dosis disponible y el costo. Se calcula que hay 3.500 millones de personas en el mundo que están en riesgo de contraer dengue. Es obvio que vacunar a todas estas personas será imposible”.

Fumigación contra el mosquito transmisor del dengue, en Malasia. Fumigación contra el mosquito transmisor del dengue, en Malasia.

Controlar el vector de transmisión, por otra parte, se hace indispensable para atacar otras enfermedades, como la chikungunya o la fiebre amarilla, que también transmite el aedes aegypt. En esta materia, la ciencia también presenta avances promisorios.

El Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales (PECET), grupo colombiano de investigación, informó recientemente sobre la puesta en marcha de una prueba piloto que busca detener la transmisión a través de la inoculación bacterial. La wolbachia, aseguran los científicos, es una “bacteria que vive de forma natural dentro de muchos insectos y pasa de generación en generación a través de sus huevos. Cuando está dentro del mosquito aedes aegyti impide que el virus del dengue se desarrolle”.

La universidad australiana de Monash, promotora original de la iniciativa científica, ya ha probado la eficacia de la técnica bacteriana en poblaciones de Vietnam, Australia, Indonesia, Singapur, China y Brasil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s