Ética hacker.. Valentín Muro: “La mayoría de instituciones son alérgicas al cambio”. Alfonso Rivadeneyra García. La República. 26/08/2014

Fuente: La República

Valentin Muro, hacker. Captura: LaRepublica.pe.
Valentin Muro, hacker. Captura: LaRepublica.pe.
24 años. Filósofo, hacker, desarrollador web, argentino. Hace un par de semanas estuvo en Lima invitado por la Fundación Telefónica para exponer sobre la ética hacker. LaRepublica.pe conversó con él por unos minutos.

En Perú se identifica erróneamente al hacker como alguien que ingresa ilegalmente  un sistema operativo, pero esto no es necesariamente cierto. ¿Cómo explicarías qué es un hacker?

Un hacker es una persona que se divierte con el ingenio. Que busca ver dónde está el límite y trata de empujarlo, encuentra a la curiosidad como el motor de las cosas que él hace. Es una persona inquieta, a quien no le alcanza cómo son las cosas, que trata constantemente de mejorarlas.

-¿Podemos decir que el hacker es alguien que, ante un sistema, ve cómo modificarlo para hacer algo bueno?

Claro, muchas veces se explica que los hackers se dedican a entender cómo funcionan las cosas para ver cómo pueden cambiarlas.

-¿Entonces qué aspectos de la sociedad podrían beneficiarse del hacking?

Prácticamente todos, porque hackear tiene que ver con cómo hacemos las cosas y no lo que hacemos en particular. Se puede hackear cualquier cosa, es simplemente una manera de acercarse que tiene que ver con los valores de la ética hacker, con hacer las cosas de forma abierta, de tal modo que nuestro aprendizaje y experiencia formen parte de una trama general; esta idea de que un mismo problema no tiene que resolverse dos veces.

-La apertura del conocimiento es una de las fundaciones de la ética hacker ¿En qué otras cosas se basa?

En la autonomía y en la libertad de las personas en lo que les interesa, no porque es una obligación, sino porque los apasiona. Los hackers se reconocen como amateurs, como personas que aman que hacen. Y, por otro lado, tiene que ver con la creatividad y el ingenio; esta pasión por resolver los problemas. Y si un problema es difícil, es algo deseable, nos gusta que las cosas nos presenten desafíos y que podamos aprender a partir de esa experiencia.

-¿Para hackear se requiere una metodología?

Podríamos decir que hay ciertas reglas, aunque obviamente no existan, pero podríamos pensar en qué cosas suelen funcionar. Y en ese sentido ubicar un mentor, una persona a quien nosotros respetamos y a quien quizá queremos tomar no como una autoridad del conocimiento, pero sí de cierta experiencia. Por otro lado, encontrar algo que a nosotros nos mueva, que nos genere un compromiso emocional, por lo que tenemos que poner algo en juego.

-Por ejemplo ¿en qué persona encuentras una fuente de respeto para el trabajo de hacker?

Depende del tema, pero cuando se trata de la cultura libre respeto mucho el trabajo de Lawrence Lessig, un hacker abogado que se preocupó por los derechos de autor y que puso en marcha el movimiento de Creative Commons. Por otro lado, como referente en muchísimas cuestiones que tienen que ver con el software, encuentro a Richard Stallman, que es una figura exagerada, casi un fundamentalista en las ideas que defiende, pero siempre me parece saludable saber cuál es su opinión. Y por último la figura de Aaron Swartz, que falleció a principios del año pasado. Me resulta principalmente conmovedora, me parece que es una especie de representante de espíritu de época que con solo 26 años se terminó suicidando luego de una persecución totalmente injusta por parte del gobierno estadounidense y representa esta generación más joven de personas que hacen cosas buscando mejorar al mundo, toman acciones directas para evitar el atropello, el robo privado del dominio público y que terminan a veces siendo ignoradas en su conjunto o bien no permitiendo que las ideas por las  cuales ellos fueron inspirados, y por las cuales actuaron, terminen floreciendo.

-¿Cómo podemos hacer para que hayan más Aaron Swartz? Personas que encuentran conocimiento que en realidad de vería ser de todos y tratan de mejorar la sociedad difundiéndolo.

A través de inculcar ciertos valores, de que por lo general, si bien no en todos los casos, lo “abierto” es bueno. De que la cultura libre es algo digno para explotar, en particular en el ambiente educativo. Si nosotros permitimos que más personas se sirvan de experiencias, en este caso por ejemplo académicas, de la información que producimos, se puede avanzar muchísimo en el desarrollo de nuestras disciplinas, seas cuales sean. Académicas, técnicas o cualquier cosa.

-¿Hay suficientes hackers en nuestra sociedad?

Supongo que no sabría ni cómo encarar una pregunta como esa. Supongo que nunca los habrá. Si pensamos que los hackers son simplemente personas curiosas que trabajan activamente en la persecución de esa curiosidad y para mejorar cómo es el mundo, nunca habrá una saturación de hackers.

-¿Cuáles son los enemigos del hacking?

Las restricciones artificiales. El hacker no va a pedir que se le resuelvan los problemas, sino que se le quiten obstáculos para resolver dificultades. Muchas veces los derechos de autor y las patentes son obstáculos en esa resolución de los problemas, es esta idea del conocimiento privativo que va en contra de los principios mismos de la ética hacker. También muchas veces es la institucionalización de ciertos procesos, pensar desde la institución y desde lo que a veces se conoce como pensamiento congelado como ciertas estructuras tan rígidas que no permiten ningún tipo de cambio o son permeables a lo que pueda suceder en la práctica.

-Como la burocracia.

Sí. No necesariamente la burocracia es negativa, pero a veces la ejecución de la burocracia o la sobre burocratización de ciertos procesos es muy dañina. En las manifestaciones políticas de los últimos cuatro o cinco años tiene muchísimo peso la auto organización. Hace muchos años, o hace no tantos, necesitábamos instituciones formales para organizarnos y hacer acciones en conjunto. Lo que muestran muchos de los movimientos políticos recientes es que la auto organización a través de redes sociales o distintos recursos tecnológicos permiten hacer un impacto sin una institución de por medio.

-¿Y hasta qué punto es buena la auto organización antes de necesitar algo estructurado?

Depende de lo que busquemos realizar. Obviamente, la organización en sí misma no es buena ni mala, sino que lo curioso es encontrar que en muchos procesos no es necesaria. (…) Los hackers se suelen mover alrededor del caos organizado, que es un estado de la materia intermedio, lo suficientemente gaseoso para permitir un montón de movimientos, pero rígido en ciertos valores. Hay cosas que no se dejan de lado por ningún motivo.

-O sea hay que estar preparados para el cambio.

Sí, estar pendientes de la experiencia, animarnos a probar y dejar de lado la idea de lo que es correcto e incorrecto, sino de qué cosas funcionan mejor o peor, y ese suele ser el problema con las instituciones: tienen un acercamiento por defecto para una situación, cuando muchas situaciones requieren acercamientos particulares.

-Tú eres de Argentina ¿qué problemas has notado en las instituciones de tu país que se pueden mejorar con el hacking?

Los problemas que suelen tener las instituciones, lo cual no tiene que ver con Argentina en particular, por lo general tienen son de transparencia en los procesos y sobrecomplicación de algunos procesos que se pueden mejorar con herramientas digitales. (…) Gran parte de los trámites en general dejan de lado la posibilidad de otras herramientas, vienen de una época en la que usábamos telegramas.

-¿Y cómo hacer para contrarrestar el rechazo que pueden generar los cambios propuestos por el hacking?

Los sistemas, a través de sus nodos, siempre van a intentar no cambiar, van a procurar su persistencia en el tiempo. De algún modo la resistencia al cambio es absolutamente esperable; también se puede llegar a cierto dinamismo donde el cambio es parte del diseño sistema. En el diseño de software se piensa en la escalabilidad, en que ciertas cosas van a ser fundamentales y otras dejan lugar a la mejora. La mayoría de instituciones no fueron contempladas de esa manera y son bastante alérgicas al cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s