El progreso eleva el riesgo de ‘diabesidad’ en los países en vías de desarrollo. Por S. Gutiérrez

Fuente: Madri+d

A veces el desarrollo, si no se hace con sentido común, puede traer más complicaciones que beneficios. Una investigación publicada en Canadian Medical Association Journal ha visto que a medida que la población de los países de bajos ingresos va incorporándose a los avances tecnológicos del mundo moderno y adquieren ordenadores, coches o televisores, también incorporan un mayor riesgo de ser obesos y de padecer diabetes, dos epidemias del siglo XXI en los países más desarrollados conocidas como ‘diabesidad’.

FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A.

Lo curioso del estudio es que mientras que en los países más ricos no parece haber una asociación entre la presencia de estos dispositivos y la obesidad o la diabetes, a medida que el nivel socioeconómico de un país disminuye, mayor es esta relación. Según señala Scott Lear, de la Universidad Simon Fraser, en Canadá, “sí hemos visto una asociación en los países de bajos ingresos”.

La obesidad y la diabetes constituyen una pandemia mundial, pero especialmente en los países más ricos. Sin embargo, los expertos auguran una eclosión de estas dos enfermedades en los países de bajos y medianos ingresos a medida que estén más desarrollados e industrializados.

En este trabajo se han analizado los datos de 153.996 adultos de 107.599 hogares de 17 países -10.000 participantes procedían de Canadá-. Los otros países incluidos fueron: países ricos -Suecia y Emiratos Árabes Unidos; renta media-alta -Argentina, Brasil, Chile, Malasia, Polonia, Sudáfrica y Turquía; renta media-baja -China, Colombia e Irán-, y bajos ingresos -Bangladesh, India Pakistán y Zimbabwe-. Todos los participantes respondieron cuestiones relacionadas con su actividad física, dieta, sedentarismo y si era dueños de una televisión, ordenador o automóvil, o si tenían diabetes. Se midió su altura y peso.

MÁS SEDENTARIOS

Como era de esperar, en la mayoría (78%) de los hogares había al menos un aparato de TV. En un 34% de los hogares había un ordenador y el 32% tenía un coche. Y, los resultados mostraron que, en los países de bajos ingresos, el hecho de poseer estos 3 dispositivos se asociaba con una disminución del 31% en la actividad física, un aumento del 21% en el hecho de estar sentado y un incremento de 9 cm en el tamaño de la cintura, en comparación con aquellos que no poseían ningún dispositivo. Para los investigadores, el hecho de que esta relación no se haya visto en los países más desarrollados puede estar justificado en que dicha asociación ya se produjo en el pasado, ya que la obesidad y la diabetes tipo 2 son ya una epidemia en esos países.

En este sentido, advierte Lear que “debido al aumento en la adquisición de comodidades -TV, automóviles, ordenadores-, los países de ingresos bajos y medios podrían experimentar el mismo aumento en las cifras de obesidad y diabetes que en los de altos ingresos”. Por eso, continúa “podemos ir hacia un potencial escenario devastador en términos de salud pública en estos países”.

Autor:   S. Gutiérrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s